23 abril 2018
Inicio / Reflexiones / Dios, levanta guerreros de oración firmes en la fe

Dios, levanta guerreros de oración firmes en la fe

VIDEO AL FINAL DEL ARTICULO

Aunque la frase “guerrero de oración” no se encuentra en las Escrituras, generalmente un guerrero de oración es considerado como un cristiano que ora continuamente y con eficacia para otros en la manera de orar enseñado en las Escrituras.

Por lo tanto, los guerreros de oración oran a Dios Padre (Mateo 6:9) en el poder del Espíritu Santo (Efesios 3:16; Judas 1:20) y en el nombre de Jesús (Juan 14:13). Ser un guerrero de oración es participar en la batalla espiritual y pelear la buena batalla de la fe con toda la armadura de Dios puesta y “orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu.” (Efesios 6:10-18)

Mientras que todos los cristianos deben ser guerreros de oración, hay algunas personas que sienten que tienen una capacidad especial y única para orar y han sido llamados por Dios para orar como su ministerio especial. La Biblia nunca especifica a ciertas personas que oren más a menudo, más diligentemente o más eficazmente que otros cristianos,pero hay los que oran diligentemente que son conocidos por su énfasis en la oración. Pablo ordena que “se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres” (1 Timoteo 2:1), y no dice nada que indicara que algunas personas están exentas de hacerlo.

Todos los creyentes en Cristo tenemos al Espíritu Santo quien nos ayuda a comunicar nuestras peticiones de oración (Romanos 8:26-27). Todos los creyentes debemos estar orando en el nombre de Jesús, que significa que Jesucristo es nuestro Señor y Salvador, que confiamos en Él para todo, incluyendo Su intercesión con el Padre para nosotros en todas las cosas, y que vivimos y oramos conforme a la voluntad de Dios.

Orar en el nombre de Jesús no significa simplemente añadiendo “en nombre de Jesús” a una oración. Por el contrario, significa orar en sumisión a Su voluntad.

Los guerreros de oración tienen un corazón para Dios, un corazón para orar, un corazón para las personas y un corazón para la Iglesia de Cristo. Por lo tanto, oramos continuamente y confiamos en que Dios responda a cada oración según Su perfecta voluntad y en Su momento oportuno.

Vea Tambien

Encontraron a este niño de 2 años durmiendo en el mercado conoce su historia

Miles de personas somos desagradecidos con lo que DIOS nos provee, da gracias a DIOS …