Inicio / Reflexiones / ¿Como enseñarle a los hijos a orar?

¿Como enseñarle a los hijos a orar?

El enseñarle a los hijos a orar es uno de los legados espirituales más importante que un padre o una madre cristiana les puede dejar a sus hijos. Con instrucción y el ejemplo de los padres, los niños pueden aprender que Dios desea comunicarse con ellos, que el Señor atiende sus peticiones y que hay poder en la oración. Desde una edad temprana, el enseñarles orar a sus hijos alimentará la vida espiritual de sus pequeños y les ayudará a formar una solida relación con Cristo.

Nunca es demasiado temprano para enseñarles a los hijos a orar. Aun antes que sus niños puedan hablar, tome el tiempo para abrazarlos, bendecirlos y orar por ellos. Al estar enfermos no dude de imponer manos y orar por la sanidad de sus pequeños (Santiago 5:14-15). Cuando sus hijos ya puedan hablar guíeles en oraciones simples que ellos puedan repetir. Al poder hablar bien, permita que los niños dirijan la oración y felicíteles al hacerlo. En lo posible, tome el tiempo para indagar y orar por las peticiones de sus pequeños. El orar por peticiones, juntamente con sus hijos, alentará a sus pequeños a que expresen sus anhelos a Dios por medio de la oración. Recuerde Proverbios 22:6, “Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.”

Use la Biblia para enseñarles a sus pequeños de que Dios desea tener una relación personal con ellos. Lea con ellos Marcos 10:13-16, donde Jesús tomó el tiempo para abrazar, bendecir y orar por lo niños. Cuéntele a sus hijos sobre como Dios se comunico con Samuel cuando este era un niño o como Josías llego a ser rey cuando tenía solamente ocho años (1 Samuel 3 y 2 Reyes 22:1). Sus niños, por medio de la Biblia, deben aprender que la edad no es un impedimento para que Dios los use o se comunique con ellos. Explíqueles que el orar es una vía personal para conectarse con un Dios que les ama, escucha y atiende.

Ese mismo Dios que atiende y ama al niño también tiene el poder para contestar peticiones. Aumente la fe de sus pequeños leyéndoles historias Bíblicas que testifican sobre el poder de la oración y la fe. Comparta con sus hijos testimonios como el de Ana que oró por un hijo y Dios se lo concedió, dígales del niño de Sunem que resucito cuando Eliseo oró o que cinco mil personas fueron alimentadas cuando Jesús oró para multiplicar los dos peces y cinco panes que un niño ofrendó (1 Samuel 1, 2 Reyes 4:8-20, Juan 6:1-15). Combine las historias de la Biblia con testimonios personales que atesten que Dios aun sigue escuchando y contestando oraciones. Los testimonios de oraciones contestadas, ayudarán a sus hijos a crecer en fe y les motivarán a presentar sus necesidades al Señor en oración.

Si usted quiere que sus hijos sean personas que oran, sea usted un ejemplo de alguien que volara y practica el orar. Recuerda se ora porque se ama a Dios y existe un deseo genuino por alimentar una relación intima con Jesús.

Vea Tambien

IMPACTANTE!!!Estos Niños no temen Morir por causa de Dios, mira lo que dicen

VÍDEO AL FINAL DEL ARTICULO En la Actualidad los niños de siria mueren a cada …